5 consejos para ser buen empresario y emprendedor en tiempos de crisis

Parece paradójico, pero realmente son en los momentos de riesgo e incertidumbre cuando se demuestra el potencial humano de cambiar, producir, imaginar y crear.  Solo piénselo por un momento, a pesar de las dificultades que hemos atravesado estos ultimos  años, en nuestro país continúan surgiendo productos nuevos que llaman la atención de los clientes; de eso se trata: de no detenernos ante la crisis, sino renovarnos. Ellos se reinventan y les ayuda a mantenerse.

Para lograr este objetivo debe estar capacitado para poner a prueba todos los conocimientos y sobre todo sacar la mejor actitud, ya que en tiempos como estos es donde somos más vulnerables y de no contar con el ánimo suficiente podríamos flaquear.

 Por eso creemos que estos consejos e serán utiles para renovar tu empresa y mantenerla a flote en esta época:

  • Tener pasión: Si amas lo que haces y el producto o servicio que genera tu empresa, estás haciendo bien. Generalmente la pasión trae consigo la perseverancia y la dedicación lo que posibilita que siempre la obra final sea de la mayor calidad posible. Esto además le brinda confianza, y no hay mejor carta de presentación al hacer negocios que la confianza en lo que tratas de vender. Por eso es muy importante que ames lo que haces y te apropies de valor para no dejar de impulsar la visión por la que trabajas día a día.
  • Desarrollar buenas relaciones interpersonales: El proceso de entablar relaciones humanas es un arte. Consiste en convivir, tratar y atender a todos los públicos importantes para las empresas, desde el colaborador más cercano hasta el último en la línea de producción. Y sin obviarlo, es también mantener un buen trato con los clientes. Cabe resaltar que la época en la que nos desenvolvemos, utilizar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) es una opción para mantener ese contacto con las personas a pesar de la distancia física que se nos propone.
  • Ser resiliente: los negocios y la resiliencia van de la mano, es la unión de dos ámbitos tan necesarios porque permiten la resolución de problemas externos e internos de una empresa. Un empresario y emprendedor deben conocer sus capacidades y saber utilizarlas a favor suyo, especialmente cuando las situaciones o las condiciones son muy estresantes. El mejor ejemplo que tenemos es la lucha contra las crisis actuales que estamos viviendo. Es el poder realizar una recuperación empresarial a través de abaratar costos de producción, innovación de productos, desarrollo del marketing digital y uso de nuevos sistemas de servicios.
  • Poseer inteligencia emocional: puede parecer innecesario, pero tener la habilidad de controlar nuestras emociones en momentos como los que vivimos asegura el éxito. Cuántas decisiones no se toman bajo presión y terminan siendo erróneas, y más importante cuántas pudieron evitarse si las emociones hubieran estado bajo control. Un buen emprendedor y empresario sabe cómo adecuarse a las situaciones permitiendo tener todo seguro.
  • Ser organizado: no se trata solamente de tener un cubículo en orden, es mantener a tu empresa o negocio equilibrado. Es controlar los detalles: papeleo, limpieza, contratación de personal, no solamente la actividad administrativa y productiva. Un buen empresario tiene el mando de su empresa y eso significa no perder de vistas su línea de acción.

Finalmente, estos puntos pueden ayudarte a seguir mejorando no solo como emprendedor o empresario, sino como personas, porque la vida está llena de situaciones difíciles, pero con un poco de determinación, paciencia y pasión todo es posible.

El próximo 8 de julio estaremos realizando el webinar gratuito vía Zoom: La Resiliencia de los emprendimientos en tiempos de Covid-19 ¡ Unete y descúbre cómo ser un emprendedor resiliente! Adquiriendo las herramientas necesarias para mantenerte a flote y aprender a superar adversidades. Confirma tu participación a: capacitacion@ccsn.org.ni / 2268 3505

Top