Historia de Montblanc

Todo empezó en 1906 en Hamburgo (Alemania), cuando el comerciante de papelería Claus-Johannes Voss, el banquero Alfred Nehemias y el ingeniero August Eberstein unieron sus fuerzas para fabricar plumas estilográficas.

La compañía se llamó Simplo Filler Pen Company y en 1908 crearon su primera estilográfica de alta calidad: Rouge et Noir (rojo y negro). Un año más tarde, en 1909 llegaría la primera estilográfica Montblanc. El nombre se eligió en honor a la montaña más alta de los Alpes ya que esa estilográfica representaba una de las cumbres más altas de la técnica y la artesanía europea.

En 1919 la compañía abrió en Hamburgo la primera tienda que vendía exclusivamente sus productos. A Hamburgo le siguieron pronto Berlín, Leipzig, Breslau, Hannover y Bremen.

En 1924 aparece la legendaria pluma estilográfica Montblanc Meisterstück, considerada la mejor estilográfica de todos los tiempos. Aunque en los últimos años ciertos materiales pueden haber cambiado con el fin de crear una mejor experiencia de escritura, una Meisterstück de hoy se parece mucho a una hecha en 1924.

En 1934 la Simplo Filler Pen Company cambió su nombre a Montblanc-Simplo GmbH. Aunque ya habían alcanzado el éxito internacional con sus estilográficas, Montblanc quería diversificar sus actividades, por eso en 1935 abrieron su primer taller de cuero, para producir pequeños artículos de cuero de lujo. Desde entonces, la compañía se ha abierto un hueco en casi todos los nichos del mercado de lujo, desde relojes hasta joyas.

 

Continuó  destacando en plumas estilográficas y en 1983 una de sus plumas, la Meisterstück Solitaire 149, hecha de oro, entró en el Libro Guinness de los Récords como la pluma más cara del mundo. Aunque en 1994 volvieron a superarse con la Meisterstück Solitaire Real, hecha a mano con 4819 diamantes, que es todavía más cara.

En 2006 Montblanc celebró su centenario por todo lo alto, con el lanzamiento de Montblanc Diamond, una estilográfica con un diamante.

 

Top