Innovar es la clave para el éxito

La innovación en los negocios es un elemento cada vez más imprescindible. No importa el tamaño de la empresa, su tiempo en el mercado o incluso si es nueva. A nivel mundial sólo las empresas que innovan son las que pueden sobrevivir y tener éxito a través del tiempo.

¿De qué trata cuando hablamos de innovación empresarial?

La innovación es la creación de nuevo valor para los clientes por parte de la empresa. Es la aplicación de nuevas ideas, prácticas, conceptos, productos y servicios, que al ser aplicada exitosamente en el aspecto comercial, incide  significativamente en el incremento de la productividad y la competitividad empresarial.

Por supuesto, no es un asunto fácil, pues requiere un conjunto de prácticas y procesos transversales para estructurar, organizar y alentar la estrategia de innovación que la empresa pondrá en marcha.

¿En dónde radica la importancia de innovar ?

En ser diferente,  posicionar y  mantenerte  en el top of mind de tu mercado meta, de igual forma ser estratégicos al pensar en la manera en que se desea expandirse.

Las necesidades del consumidor son cada vez más exigentes. En la actualidad, son más las empresas que atienden a un mismo nicho de mercado, por eso, es fundamental tener en cuenta ciertos aspectos fundamentales.

  • Innovar de forma sostenible:

El aspecto económico es fundamental para poder innovar, por la cual hay que contar con un presupuesto y modelo financiero sostenible que ofrezca un retorno económico y de impacto en la generación de valor diferenciado. Realmente la innovación cuesta «casi nada» si hay generación, retención y retorno de valor, a como afirmó un experto.

  • Involucrar a todos en la empresa:

La innovación requiere de la participación de todo el personal de la empresa, empezando por la cabeza de la organización, quien determinará el mejor momento para echar a andar la estrategia. Se debe ir evolucionando de acuerdo con el dinamismo del mercado global; evaluando de manera periodica.

  • Valor para el capital humano:

Esto generará un impacto aún mayor, tanto para los clientes, como para los colaboradores de la empresa, quienes durante el proceso innovador deben adquirir más capacidades y habilidades para desarrollarse integralmente.  Aunque la innovación se suele asociar exclusivamente con la tecnología, hay que tener en cuenta que el factor humano siempre es el más importante, puesto que de allí se generan y ejecutan las ideas.

Arriesgarse a innovar debe ser una apuesta para disfrutar y aprender en el camino, incluso puede aprovecharse para lograr más cohesión en el equipo, siendo entonces importante cerciorarse de que todo el personal de la empresa participe en el proceso.

  • Estar un paso adelante:

Hay que estar atento a las tendencias del momento y a lo que podría hacer que la empresa destaque con relación a otras. Se debe ofrecer algo distinto, por lo que debe estar orientada a progresar continuamente e identificar oportunidades antes que la competencia, lo cual le permitirá romper paradigmas.

Es importante recalcar que las personas se sienten atraídas por las empresas que ofrecen algo nuevo y les brindan herramientas para estar a la vanguardia. ¡Recuerda que en un mundo globalizado ofrecer más, marca la diferencia!

Genera en tu negocio una cultura innovadora y de reconocimiento, y recuerda que “La innovación es lo que distingue a un líder de los demás”. Steve Jobs.

Top