¡Crea un fondo de emergencia para tu empresa!

En ocasiones ocurren sucesos que escapan de nuestro control, que le dan un giro de 180 grados a nuestros planes. La crisis por la pandemia de Covid-19 se puede considerar uno de esos momentos inesperados, que nos ha dejado lecciones y; sobre todo, ventanas de oportunidades para mejorar en eventos similares en el futuro.

Un aprendizaje inmenso que esta crisis le brindó a las empresas fue el crear un “fondo de emergencia”; es decir, un ahorro o constitución de capital destinado contra circunstancias que impliquen riesgo económico. Es una acción preventiva que nos ayuda a sortear múltiples problemas.

Antes que nada, necesitas saber tu negocio está listo para crear un fondo de emergencia; analizando su estado financiero y determinando si los ingresos superan a los gastos. Se debe descubrir si existe un excedente de dinero que podamos dirigir a dicho fondo. A esto se le conoce como prima de ahorro, y si no la posees, puedes pensar en qué partidas de gasto deben ser reducidas y si existe posibilidad de aumentar ingresos.

Una vez claro este punto, puedes seguir estos pasos para crear tu fondo:

  • En principio, se debe destinar el 90% de la prima de ahorro al fondo de emergencia. Con el tiempo puede ir variando según los excedentes de ingresos que tengamos, pero siempre debe ser constante y periódico en su depósito
  • Establece como meta el dinero equivalente a entre 3 y 6 meses del total de gastos normales, es decir lo suficiente para solventar cada egreso del negocio.
  • Vigila que se cumpla tus plazos de depósito e incrementa su dinero si vez que ha quedado desfasado.
  • Por último, una vez que termines de crear el fondo procura mantener la mayor liquidez posible con un riesgo justo y la mínima rentabilidad. Así todo el ahorro que has formado podrás disponerlo cuando quieras.

Es importante recalcar, que para logra el último paso debes evitar llevar el fondo a una caja fuerte o una cuenta bancaria, puesto que la inflación podría hacer desaparece todo tu esfuerzo. En cambio, deposítalo en productos sin riesgo; que te garanticen que el dinero estará asegurado, crea una cuenta remunerada o un depósito a corto plazo renovable.

No mires al fondo de emergencia con pesimismo o como que algo va a suceder; en cambio, visualiza que estás creando tu propia seguridad con el esfuerzo de trabajo y el valor de tu empresa.

Top